Reto #TuitTerror4: Historias para no dormir de 140 caracteres

Tras la resaca de Halloween, llegan los resultados de #TuitTerror4.

Actualización 2 de noviembre: Ganadores del reto #TuitTerror4

En primer lugar, voy a anunciar el ganador del reto del suscriptor. A principios del mes de octubre, les propuse a mis suscriptores que dieran a conocer el concurso #TuitTerror4. Para ello, tenían que difundir por sus redes sociales  este simpático osete —con el que todos querríamos dormir abrazados, ¿eh?— para animar a la gente a participar en mi reto literario de Halloween. Quien más interacciones recibiera, sería el ganador del reto del suscriptor.

TuitTerror4

Imagen promocional del reto #TuitTerror4.

Y la suscriptora ganadora ha sido ¡Cris Mandarica! Así que ya sabes, Cris, dentro de poco llegará a tu casa un ejemplar de Fugitivos y alguna sorpresita más por ser la suscriptora más fiel de Relatos Magar.

Suscriptora ganadora TuitTerror4

Si vosotros también queréis participar en este tipo de juegos para llevaros premios y enteraros de todo lo que se cuece por aquí antes que nadie, ya sabéis: bajad hasta la caja de suscripción que encontraréis al final de este artículo y suscribiros. Así, cada domingo tendréis noticias mías.

Pero volvamos al tema que nos ocupa. En segundo lugar, quiero agradecer la colaboración a las 46 personas que dedicasteis un momento a leer y votar uno de los 23 microrrelatos presentados. Y, por supuesto, a los escritores que participasteis. Sin todos vosotros, este concurso no tendría sentido.

Como no todos han sido votados, pero todos ellos merecen ser leídos, voy a poner cada uno de ellos aquí: desde los que han recibido cero votos hasta el ganador.

MICRORRELATOS NO VOTADOS

M. Vozmediano‏

El cadáver seguía en la silla. El dedo índice, rígido y frágil, aún apuntaba a la tecla de borrado.

MLN‏ 

Se oye un chirrido. Se abre una puerta. Una sombra oscura penetra. Se dirige a mi cuarto. Grito. La sombra alza un cuchillo…

R.R. López‏

Dejó de masticar. No era caníbal por necesidad, lo era por placer, pensó. Hecha esta reflexión, siguió comiéndose a su hijo.

Ernesto el Vampiro‏

Podía sentir como los escarabajos anidaban dentro de mi cuerpo. Encadenado al muro no podía evitar que me devoraran por dentro.

JCPA‏

Trabajó en una morgue hasta que uno de sus cadáveres decidió gastarle un susto de muerte. Era un humorista zombie.

La Dama ©

Para hacerse “el santo” consintió en el sacrificio de varios chivos. Ahora es perseguido por el Macho Cabrio en compensación.

La bala penetró en su frente; fue indoloro, el líquido caliente bajando por su espalda. Despertó, pero no era una pesadilla.

Aritz Perez Berra

Van Helsing despertó aturdido en la cama. No recordaba lo ocurrido anoche. Fue a mirarse al espejo, pero no se encontró.

Adolfo M

Abrió los ojos, solo obscuridad. Sus manos golpeaban, empujaban y nada cedió. Nadie respondió a sus gritos, solo hubo silencio.

Cris Mandarica‏

Ronda en la morgue. Todo en orden. Hasta que uno se incorporó de repente. Sólo un espasmo, pero no pude evitar mirar sus cuencas vacías.

Tras mis zapatos de tacón escuché un petardo, malditos niños. Miré atrás. Caía, de mi gabardina, sangre; de su sombrero, una sonrisa.

 

CLASIFICACIÓN DE LOS MICRORRELATOS VOTADOS EN #TUITTERROR4

Empecemos por el final. Con el 2,5 % de los votos, hay empate entre seis microrrelatos:

R.R. López‏

Entonces entendí. Dejé de gritar. No habían entrado a robar. Ellos no. Solo eran enfermeros. Estaban reanimando mi cadáver.

Luis Sánchez Martín

—Niña, ¿no te da miedo andar sola a estas horas?

—Cuando estaba viva, sí.

LaRataGris‏

Morir fueron cuatro líneas en una esquela. El regreso ocupó periódicos, teñidos de sangre mientras los muertos acallaban mentiras.

Benjamín Recacha

Desperté inquieto. La luz entraba por las rendijas de la persiana. Me senté en la cama, giré el cuello… y descubrí mi cadáver.

Marcos Martínez

Pero ya era tarde. Había muerto.

Tuitiritero

—Me voy a despertar —susurraba el niño para sí mismo, una y otra vez, mientras el monstruo lo arrastraba debajo de la cama.

Si escalamos en la clasificación, con el 5 % de los votos hallamos a:

Francisco Hergueta‏

Cada noche se dormía escuchando la respiración pausada y tranquila de su bebé. Deseaba acunarlo, pero murió un mes atrás.

Un poco más arriba, hay un doble empate con el 7,5 % de los votos:

Goznar‏

Nunca se acostumbraría a comer esa carne, recordaba con añoranza los solomillos que disfrutaba cuando aún estaba vivo.

ӾavLoeza‏

Sus padres le preguntaron si había notado algo extraño en su muñeca. La niña dijo que no. Prometió no delatarla.

PODIO DE #TUITERROR4

Y, por fin, los tres primeros puestos.

Con el 12,5 % de los votos, la medalla de bronce es para:

Tuitiritero

Y cada vez que su papá se convertía en el monstruo, la niña abrazaba bien fuerte a su muñeca, para que no se asustase.

Con el 22,5 % de los votos, logra la medalla de plata:

Goznar‏

—He tenido una pesadilla,  soñé que me asesinabas.

—Se llama sueño premonitorio —respondió con el cuchillo en alto.

Y con el 30 % de los votos, recibe la medalla de oro y se proclama ganador del #Tuiterror4:

ӾavLoeza‏

Despertó y encontró su habitación al revés. Al levantarse notó algo extraño en el espejo. Era él, sonriendo desde el otro lado.

¡¡Enhorabuena, Xavier!!

Recuerda que me tienes que facilitar tus datos para que pueda enviarte el premio: un ejemplar de Fugitivos. En caso de que no contactaras conmigo en un plazo de 48 horas, el premio pasaría al segundo clasificado.

Doy por concluido #TuitTerror4. Espero que lo lo hayáis disfrutado tanto como yo.

¡Hasta el Halloween que viene!

Actualización 26 de octubre: Vota por el mejor #TuitTerror4

Desde el pasado 12 de octubre, he animado a todos a escribir historias para no dormir y presentarlas a #TuitTerror4, el concurso de microrrelatos de terror con el que celebro Halloween cada año. El 23 de octubre se cerró el plazo para participar y aquí traigo los 23 microrrelatos presentados.

Ahora te toca a ti decidir cuál es el mejor. Solo tienes que clicar en la siguiente imagen y se abrirá un cuestionario. Pulsa en la palabra «Elige» y verás un desplegable con los 23 microrrelatos participantes. Léelos, escoge tu preferido y dale a «Enviar» para que se registre tu respuesta. 

Si tienes alguna duda o el cuestionario te da algún problema, te agradecería que me lo escribieras en los comentarios para poder solucionarlo.

¡No te quedes sin votar por el mejor #TuitTerror! ¡Tú decides el ganador!

#TuitTerror

El 2 de noviembre se cerrarán las votaciones y anunciaré el ganador en esta misma entrada.

¡Suerte a los escritores participantes  y mil gracias por compartir vuestro talento conmigo un año más!

Historias para no dormir

Mi madre me contaba que, en mitad de la noche, se levantaba a escondidas con sus hermanos pequeños para ver Historias para no dormir, un programa de TVE que adaptaba obras de misterio y terror de escritores como Edgar Allan Poe. Se emitió entre los años 1966 y 1982. Si llega a durar unos años más, tal vez hubiera sido yo la que me hubiese escabullido para verlo. O no, porque yo, de muy pequeña, era bastante miedosa. Luego ya, a los ocho o nueve años, me aficioné a los cuentos de terror, y desde entonces, tengo un gusto especial por este género. En cambio, mi madre, desde que se hizo adulta, no quiere saber nada de las historias de miedo. Ahora, las odia.

miedo

El poder del miedo

El miedo es una emoción tan intrínseca e intensa que provoca reacciones extremas. Por un lado, están los que devoran las historias de miedo en cualquier formato. Tal vez buscan desentrañar sus propios temores o, simplemente, disfrutan con ese escalofrío que recorre su columna vertebral. Sin embargo, no siempre consiguen que les provoquen miedo, por eso siguen viendo películas y leyendo libros en busca de ese nuevo chute de oxitocina. Mientras tanto, otros huyen de este género como si fueran ellos mismos los protagonistas de las historias y se jugaran la vida de verdad.

Pero, quien más y quien menos, todos ponemos la oreja cuando alguien cuenta una historia inquietante. Incluso los más cobardicas, a sabiendas de que acabarán teniendo pesadillas. Ese es el poder del miedo: su irracional atractivo.

Llega #TuitTerror4

Durante octubre, la antesala de Halloween, me encanta que me cuenten historias para no dormir. El concurso #TuitTerror ya es una tradición en Relatos Magar. El año pasado, por primera vez, hubo premio, y este año no podía ser menos. Pero vayamos por partes.

Bases del reto #TuitTerror4

1- Inventa un microrrelato de terror con una extensión máxima de 140 caracteres (espacios incluidos). Cada persona puede participar con un máximo de 2 microrrelatos. No importa en qué país residas, siempre y cuando el microrrelato esté escrito en castellano.

2- Comparte tus microrrelatos de terror en Facebook o Twitter con la etiqueta #TuitTerror4, o en el apartado de comentarios de esta entrada, si lo prefieres.

3- La fecha máxima para participar es el 23 de octubre, a las 12 de la noche (hora peninsular española).

4- Todos los microrrelatos participantes se recopilarán en esta página el día 26 de octubre y se abrirá el periodo de votaciones para elegir al mejor #TuitTerror4.

6- El 2 de noviembre, a las 8 de la mañana (hora peninsular española), se cerrarán las votaciones y se publicará el nombre del ganador en esta misma entrada.

7- Premio: el autor del microrrelato que más votos haya recibido se llevará un ejemplar de Fugitivos.

8- El ganador del reto #TuitTerror tiene un plazo de 48 horas para contactar conmigo y facilitarme sus datos personales para que pueda enviarle el premio. Si no lo hace, el premio pasará al segundo clasificado. Y así, sucesivamente.

TuitTerror4

Quizá hayas visto este osito últimamente por las redes sociales. Eso es porque los suscriptores de Relatos Magar tienen su propio reto dentro de #TuitTerror4.

Participa en #TuitTerror4 con tus historias para no dormir

No importa si eres de los que adoran el género de terror o de los que lo detestan. En este reto literario hay espacio para todo, incluso para que te rías de tus miedos. Te dejo aquí algunos de mis #MicrocuentosDeNoche para servirte de inspiración:

Tras la última pelea, la convivencia era más sencilla. Ahora la única pega era el olor de su cuerpo en descomposición.

Cuando el príncipe despertó a Blancanieves, ella quiso comerse su cerebro. Suerte que los enanitos llevaban sus picos.

Los vecinos nunca escucharon sus gritos. ¿Oirían ahora el disparo que acabaría con su suplicio?

No pudo esquivar el puñetazo, su reflejo había sido rápido. Cuando despertó, estaba tras el espejo, ahora irrompible.

Cada día despierto sabiendo que la caja no se abrirá y que los kilos de tierra acallarán mis gritos. Esto es el infierno.

Cada tarde, Poe iba al cementerio con su cuaderno. Solo si escribía sus historias, los muertos le dejaban dormir.

«Solo por un día», dijo la muñeca, y la niña aceptó. Cuando sus almas mudaron de cuerpo, la porcelana se quebró.

 

muñeca rota

 

El reto de escribir microrrelatos

El reto es crear un microrrelato de apenas una línea en el que se condense una historia que desasosiegue o aterrorice al lector. Conseguirlo en tan pocos caracteres es un arte especialmente difícil de dominar, pero los microrrelatos que se presentan al reto #TuitTerror siempre me sorprenden.

Anímate este año a participar en #TuitTerror4 y celebremos Halloween con decenas de historias para no dormir.

¿Serás tú el ganador de #TuitTerror4?

 

Suscríbete

Comparte:
Correo
Facebook
Twitter
Google+
http://relatosm-cp519.wordpresstemporal.com/tuitterror4-historias-para-no-dormir-reto/
RSS
LinkedIn

Comentarios

  1. Estoy a tope con ello, y deseando leer el resto, porque es cierto que siempre salen cosas interesantísimas. Biquiños!

Opina

*